Descubriendo la homeopatía (I) - Mamá en la selva
16309
post-template-default,single,single-post,postid-16309,single-format-standard,cookies-not-set,et_bloom,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Descubriendo la homeopatía (I)

Inauguramos los post de este año con algo diferente. Como ya os he contado estos días por las redes, llevo algo más de una semana con un catarro terrible y con mucha tos.

Siempre he sido de la creencia que un resfriado o catarro hay que pasarlo, que nos podemos tomar mil cosas para aliviar los síntomas, pero al final no hay nada que lo cure.

Esta vez cuando acudí a mi farmacia me ofrecieron probar algún producto de homeopatia para tratar los  síntomas que tenía.
Y si os digo la verdad, no soy usuaria de productos homeopáticos, ¿por desconocimiento? Pues no lo sé muy bien. Y es que me he dado cuenta estos días que la homeopatía genera mucha controversia.

Como ya os he contado alguna vez, no soy médico ni pretendo serlo y desde mi pequeña ventana al mundo, que es este blog, quería contaros algunas cosas que he descubierto y pueden ser interesantes. Pero recordar siempre que de quien tenéis que fiaros es de vuestro médico, ni de mi ni de google.

¿Qué es la homeopatia? Pues la definición más clara que he encontrado es aquella que dice que es un método terapéutico que se basa en administrar medicamentos homeopáticos (dosis ultradiluidas), con la finalidad de activar las propias defensas de nuestro organismo y facilitar la mejoría o curación de las enfermedades. Sería algo así como ayudar a nuestro cuerpo a defenderse, en lugar de paliar los síntomas como solemos hacer con la medicina tradicional.

Es importante, al menos para mí, resaltar que en Europa los productos homeopáticos son medicamentos regulados por el Ministerio de Sanidad y Consumo correspondiente y se venden en farmacias, como fue mi caso esta semana para el catarro y se usan en muchas ocasiones para ayudar al organismo a reaccionar, junto con medicamentos clásicos.

En mi caso usé esta semana un compuesto que tenía que diluir en la boca, como la típica aspirina que te tomas directamente que es en polvitos y bueno, no me ha ido mal, pero como os decía al principio del post, pienso que los resfriados hay que pasarlos.

¿Vosotros conocéis la homeopatía? ¿Compráis habitualmente este tipo de productos? En las próximas semanas os contaré un poco más de este método para tratar los síntomas de algunas enfermedades comunes en nuestro día a día.

Este post es patrocinado.
Etiquetas:

Sin Comentarios

Publica un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡No te pierdas mi publicaciones!

¡No te pierdas mi publicaciones!

Si quieres estar al día de lo que voy publicando, subscríbete a mi lista de mail.

 

Te enterarás de todas las nuevas entradas, incluyendo los mejores y más originales planes con niños en Madrid. 

 

Cuido mucho a mis lectores, por lo que nunca hago spam.

¡Muchas gracias por subscribirte!

Pin It on Pinterest