Bebe, Puericultura

Qué necesita un bebe (I): la bañera

Buenos días
 
¿Qué tal estáis? Hoy os traigo un post sobre las bañeras de bebes, algo que creo que es necesario para sus primeros meses, que suele suponer una inversión importante y debe elegirse teniendo en cuenta dos cosas: el espacio y el presupuesto que tengáis, valorando también vuestros gustos estéticos por supuesto.
En primer lugar, comentaros que existen varios tipos de bañeras. Las tradicionales que están en una cómoda con cambiador y que, salvo que tengas un baño enorme, se suelen poner en la habitación del bebé. Una vez que el bebe no cabe en la bañera se puede quitar y convertir en un cajón más de la cómoda. A mi personalmente estas no me gustaron desde el  principio. Me parece un poco engorro tener que llevar el agua desde el baño y luego tener que vaciarla (tienen un tubito) en un cubo para tirarla y llevarla al baño después… demasiado jaleo. 
 
 
 
Luego están las de “tijera” que tienen versiones más modernas, con cambiador y bandejas debajo de la bañera para colocar los útiles del bebe. Estas me parecen la mejor opción si tienes un baño grande donde ponerlas o puedes ponerlas encima del bidé, para poder desaguar (también tienen un tubito) sobre éste y llenarlas con el “teléfono” de la ducha.
 
 

 

En nuestro caso, descartada la opción de la bañera-cómoda-cambiador, optamos por poner algo en el baño. Tenemos dos baños, pero son los dos muy pequeños, así que en cuanto a la primera premisa que os comentaba (espacio) teníamos claro que necesitábamos algo que cupiera en el baño. Medimos e intentamos buscar alguna bañera tipo tijera pero eran todas muy grandes, nos gustó mucho el modelo Flip de Jané. 
 
También queríamos que fuera una bañera que nos permitiera bañar a nuestra peque con comodidad, no tener que tirarnos al suelo de rodillas con un recién nacido. Así que mirando y mirando dimos con este  cambiador/bañera de la marca brevi, modelo  bagnotime. Se pone encima de la bañera de casa. Es cierto que la bañera (la grande) queda inutilizada  pero es muy cómoda para bañar al bebé, pues puedes estar de pie sin temor a dejarte los riñones. Además, según terminas de bañar al peque le pasas al cambiador, cierras la bañera y ésta se va vaciando con un tubito. Os dejo estas imágenes de google (disculpar pero no tengo ninguna de la bañera nuestra y ya la desmontamos hace tiempo).
 
 

 

 
 
Nosotros también acabamos comprando esta bañera de Stokke, la compramos para los viajes, pero cuando MiniL ya no necesitaba el reductor. Tengo varias amigas que la han usado desde recién nacido y hablan maravillas. La gran ventaja es que ocupa muy poco espacio y tiene mucha capacidad, por lo que el bebe aún siendo más mayor la puede seguir usando, de hecho MiniL la sigue usando con casi dos año cuando vamos a casa de los abuelos, que es donde la tenemos. ¡¡Incluso te la puedes llevar a la playa para que se bañe en la orilla del mar!! 
 
 
La verdad que la de brevi la usamos hasta que MiniL tuvo 15 meses, que la pobre ya sólo cabía sentada. Es el artículo de puericultura que creo que más cómoda nos hizo la vida los primeros meses, ¡que te da tanto miedo bañar a tu pequeñin! Estábamos tan cómodos con esta bañera y el cambiador que las primeras semanas siempre la cambiábamos ahí, no usábamos apenas el cambiador de su habitación.
 
 
Luego, cuando dejamos de usar la de brevi la veíamos muy pequeña para meterla en la bañera sin nada, y los asientos de baño no nos convencían porque queríamos que se moviera libremente, así que nos dejaron una bañera de Ikea que es genial, además de su reducidísimo precio tiene unas patas antideslizantes y un buen tamaño.
¿Y vosotros? ¿Qué bañera utilizasteis? Contarme en comentarios y ampliamos la lista. Y no olvidéis seguirme en Instagram y suscribiros para no perderos el post semanal.

 

Alex. 

Deja un comentario