Crianza

Estilo de crianza

¡Buenos días a tod@s!
Hoy os traigo un post muy personal, quiero contaros un poco cual es el estilo de crianza que estamos intentando llevar con MiniL.
Cuando me quedé embarazada y, tras algún sustillo que os conté aquí, por fin empecé a ilusionarme con el embarazo, sólo miraba ropa de bebes, carros de bebes, habitaciones de bebes, quería lo mejor para mi niña, pero me olvidé de una cosa: lo mejor es su padre y su madre.
De hecho, el único libro que consulté durante el embarazo fue el clásico “Que esperar cuando estás esperando”. No fue hasta que MiniL nació cuando empecé a interesarme por otras cosas, la lactancia, el estilo de crianza, que tipo de educación queríamos para ella.
Tras los primeros días en casa, que todo es un poco caótico, empezamos a ser conscientes de la responsabilidad que es tener un hijo, y de la facilidad con la que todo el mundo te dice lo que tienes o debes hacer. Ser madre me ha cambiado en muchas cosas, al menos que yo sea consciente, pero la más importante, sin duda, es que me da exactamente igual lo que los demás opinen. Siempre escucho, con respeto, los consejos o información que me puedan dar, porque cada padre tenemos una experiencia y siempre es enriquecedor escuchar las vivencias de los demás, pero después de eso, me formo mi propia opinión y, como digo desde el respeto, no admito crítica hacia ella, porque es lo que yo he elegido. Podrá estar bien o mal, pero el error será mío y de mi marido. Puede sonar un poco radical, ¡pero me funciona! No critico las opciones de los demás, pero que tampoco se critiquen las mías.
Recuerdo los primeros días en el hospital, que no quería que cogieran mucho a MiniL, no quería que se acostumbrara a los brazos y quería que durmiera en su cuna del hospital. Es cierto que de recién nacido no fue una niña que demandara muchos brazos, pero no creo que fuera por no haberla cogido esos primeros días.
Al llegar a casa todo parecía muy fácil, el paso de los días y los meses nos ha llevado a hacer colecho, de hecho hace unas semanas hemos puesto una cama de 90 al lado de la nuestra porque ya MiniL se movía tanto que superpapi tuvo que salir unos meses de la cama de matrimonio porque no dormíamos ninguno. Es cierto que el colecho para nosotros ha sido por necesidad, MiniL toma el pecho (también a día de hoy) y yo me acostumbré a dárselo tumbada en la cama, porque me parecía que para las tomas nocturnas era más cómodo que levantarme, dárselo y volverme a acostar. Pasaron los días, y cuando me ví con fuerzas para meterla en la mincuna me dijo que me metiera yo, que ella estaba tan agusto sintiéndonos cerca. Despúes de cumplir MiniL 6 meses la Academia Americana de Pediatría ha modificado sus recomendaciones y aconseja no practicar colecho antes de los 6 meses o un año (puedes leerlo aquí)  precisamente por eso son muy cómodas las minicunas a las que se les puede bajar un lateral y se acoplan a la cama de los padres, nosotros en su momento elegimos la Chicco Next2me, aunque MiniL la uso 3 veces contadas.
También, como decía, a casi 2 años del nacimiento de MiniL seguimos con lactancia materna. Que durara tanto la lactancia no es algo que me plantee para nada, de hecho, pensaba darle un par de meses y luego pasar al biberón, pero tuve la suerte de que miniL se agarró muy bien, de contar con la ayuda de una maravillosa asesora de lactancia (link) y aquí seguimos. La verdad que llevo mucho tiempo queriendo destetar, pero contra más mayor es MiniL más me cuesta. Si pensáis dar el pecho a vuestro bebé os recomiendo muchísimo asistir a algún grupo de lactancia antes de dar a luz, en vuestro centro de salud os darán información, y leer el libro de Carlos González “un regalo para toda la vida”.
Nosotros no queremos que MiniL llore sin sentido, intentamos llevar a cabo una educación respetuosa con ella, razonando las cosas, explicándole y si tiene que llorar, que lo haga acompañada por nosotros. No sé si encaja en alguna filosofía tipo Montessori pero es lo que hemos aprendido con ella. Me encanta ver cómo le explico una cosa y lo entiende y sé que poco a poco lo interiorizará. Eso no quita que algún día me den ganas de darle un grito, pero respiro profundamente o llamo a su padre si está. Ya he oído frases tipo “la consentís todo”, “así no aprenderá” pero creo firmemente que la educación es una carrera de fondo, y que los valores deben transmitirse desde el principio. Está claro que cosas como por ejemplo su seguridad (subirse a la silla del coche ahora por ejemplo nos cuesta un horror, tocar un enchufe o coger un cuchillo) no son negociables, porque para eso somos nosotros los adultos.
Espero que os guste este post, os animéis a seguirme, suscribiros al blog y me sigáis por Instagram.
Besos

 

Alex

2 thoughts on “Estilo de crianza

Deja un comentario