Cómo logré un destete respetuoso

Hay post que son más especiales que otros, en los que desnudas tu alma para que tú, que estás al otro lado de la pantalla, conozcas mi experiencia, me conozcas un poco más. Hoy es uno de ellos, pues voy a hablarte de cómo logré el pasado octubre un destete respetuoso con MiniL tras 29 meses de feliz lactancia materna.

Una cosa que me está enseñando esta etapa de los 2-3 años es que llega el día de la última vez. Para MiniL y para mi llegó el día 23 de octubre una última vez: el pecho.

El día del destete llegó, después de mucho tiempo pensándolo, de una lactancia disfrutada por las dos, (os conte aquí sobre nuestra lactancia). Y lo mejor de todo es que he conseguido que nuestro destete haya sido, pues ha sido algo de las dos, totalmente respetuoso con ella.

Y mientras he escrito este post, ahora que han pasado varios meses, no he podido evitar llorar. Cuántas veces he “maldecido” el pecho, la “dependencia” que tenía MiniL de él, y ahora, hecho de menos nuestro momento. ¿lo hará ella?

La información para un destete respetuoso

El asunto del destete es algo que rondaba en mi cabeza desde hacía tiempo. De hecho comprendí que quería un destete respetuoso cuando acudí a un taller en El Columpio de Claudia con este título de la gran Pilar Martínez.

Después de ese taller, intenté el destete en dos ocasiones, poniendo en marcha el “plan padre” y otra, a las bravas. Y luego está el destete nocturno.

Para no extenderme en exceso os diré que el plan padre no fue bien. Y a las bravas fueron, ¿4 horas lo que aguante? Sin embargo el destete nocturno a mi estilo, explicándolo y ayudándome del libro “la teta cansada”, fue bastante bien.

Por qué destetar ahora

No ha habido un motivo concreto por el que haya sido ahora el momento del destete, pero siempre fui consciente de que sería yo quien quisiera terminar.

Supongo que para todos los niños será igual, para MiniL el pecho era y es su refugio, su manera de calmarse, de relajarse, de sentirse segura.

Parecerá mentaría pero no lo tenia planeado para una fecha exacta. Sólo llego el momento.

Y llore. Mientras ella hacía su última toma y yo tomé, en ese instante, la decisión, no pude evitar llorar.

Y al rato volví a llorar. Por una parte sentía culpa, estaba rompiendo yo sola un vínculo precioso con mi hija. Lo que nos había conectado tantos meses simplemente se iba.

El proceso de destete

Como os decía, mi única obsesión cuando llegara el día del destete era que fuera respetuoso con MiniL. No quería para nada que ella sufriera o se sintiera culpable.

Con 29 meses que tenia considere que tenia el grado de entendimiento suficiente para contárselo.

Y lo hice.

La sente en mis piernas y se lo explique. Claro, breve, sin decirle que ya es mayor. Simplemente le expliqué que había llegado el momento de dejar de tomar tetita, que mamá la iba a querer igual que antes y que siempre estaría a su lado.

Se le saltaron las lagrimas. Se me rompió el corazón!’. ¿Que estoy haciendo? Pensé.

Y entonces ella me demostró lo maravillosa que es y me miro, jamas lo olvidaré, y me dijo: vale mami. Pero, ¿puedo tocarlas?

Sinceramente, se me hizo un nudo en el estómago, ¿ya? ¿Tan fácil?

El resultado

Pues si. Tan fácil. Ni una lagrima. Ni un reproche. Ni una mala noche.

Mi querida Mamidue Madrid también me dio un dato muy útil: tan mayores olvidan enseguida mamar, por lo que el proceso es, en teoría, más rápido.

En nuestro caso tres semanas después me pidió pecho, se lo di. Para mí asomo sabía mamar aún y disfruto. Pero ella misma se notó rara.

No ha vuelto a pedirlo. Eso si, me toca el cuello o la parte de arriba del pecho cada noche al dormir (cada vez menos) o cuando está muy cansada. No me importa, yo también necesito ese contacto.

Mi consejo sobre el destete

Si me permitís finalizar este post con un consejo, basado en mi experiencia, si quieres destetar a tu hijo “mayor” (más de un año) con cariño y respeto, espera a que sea lo suficientemente maduro como para entenderlo. Como os decía yo lo intenté dos veces antes y no hubo manera porque era muy pequeña.

He tardado tanto en escribir este post porque he llorado mucho, he pasado una etapa de duelo que ni yo misma esperaba pero que ahora tengo superada.

Gracias por leer hasta aquí y permitirme abriros un poco mi corazón.

Nos vemos en las redes sociales.

Besos

Alex

23 comentarios en “Cómo logré un destete respetuoso

  1. Me ha emocionado leer tu post. Mi hijo tiene 18 meses y la lactancia materna es, para nosotros, mucho más que alimento, es conexión, piel, amor. Aunque, hoy por hoy, no me planteo el destete e inicialmente pretendo que sea él quien decida dejar el pecho alguna vez he pensado en cómo afrontaré ese momento. Creo que voy a llorar mucho y que va a ser doloroso, probablemente más para mí que para él. Te felicito. Un abrazo.

    1. Muchas gracias por tus preciosas palabras. Para nosotras llegó el momento y fue igual de especial que el resto. Un abrazo

  2. Gracias por compartir. Realmente era el momento… Y lo que nos sorprende los peques😀Yo un día también llorando, decidí ponerme un par de tiritas en la única teta de la que mamaba desde los 12 meses.. Se me estaba haciendo cuesta arriba, tantos pellizcos, tanta dependencia cada 10 min, 20 min…el no soltarme durante 1 hora durante la siesta… Sorprendentemente le hizo gracia y comprendió que su teta necesitaba descansar, que tenía pupa… Pasamos de un montón de tomas diarias a una o dos y la verdad es que si nos quedamos así, no me importa.. Ya llevamos 30 meses de lactancia, pero creo que ella ya está preparada para el destete y así yo también me preparo despacito para ello, porque es duro saber que estos momentos íntimos lleguen a su fin (aunque a veces sea durillo) Nuestros peques crecen… Mucho ánimo!

    1. Maria, muchas gracias por tu comentario. Es justo lo que dices, pensar que llego el momento y esos ratos nuestros y de nadie más llegan a su fin. Un besazo y ánimo para ti también.

  3. No me extrañas que hayas llorado, a mí me tienes a lágrima viva. Llevo tiempo pensando en el destete, no por nada, sino porque creo que va llegando el momento, y me he sentido completamente identificada. Teníamos pensado intentar el plan padre en Semana Santa, pero leyéndote creo que no lo vamos a hacer. Voy a seguir tu ejemplo y esperar a que ella lo pueda entender.
    Pero me gustaría preguntarte cómo lo haces ahora para calmarla, que se duerma, en los despertares nocturnos…

    1. Gracias por tus preciosas palabras. Pues ahora mis brazos son su consuelo, se agarra a mí y se calma. Para dormir sigue buscando el pecho, me mete la mano por la camiseta y me toca el cuello, aunque cada vez menos. Ella necesita ese contacto y yo no se lo niego. Alguna vez cuando está muy cansada y la tengo en brazos también me mete la mano por la camiseta, y se relaja. Y en los despertares nocturnos con tocarla y darle besos se calma. Me alegro muchísimo que te haya gustado y espero que nos cuentes cómo hacéis al final. Besos

      1. Muchas gracias, saber eso me da esperanzas, pero no descarto preguntarte más adelante y pedirte orientación. ¡Un beso muy fuerte!

  4. Ay Alex. Me has emocionado. MiniL es una campeona. Yo de sólo pensarlo me pongo nerviosa porque creo que va a ser muy fuerte para ella si algún día tengo que cortarle el grifo. Te felicito por tan hermoso post. Eres una crack. 😎😎😍😍

    1. Muchas gracias mi niña. Vicky también es una campeona y cuando sea el momento seguro que te sorprende. Un beso

  5. Me recuerda cuando me paso a mi. Con mi principe fue igual. Ya con mis princesas fue otro cuento. Sufrí de todo mastitis, perlas… Me ha encantado tu post. 😘

  6. Me he emocionado mucho leyéndote y hasta he llorado pues me imagino en ese momento con mi hijo y pensar que es la última vez se me pone un nudo en la garganta. Felicidades por un destete tan bonito.

  7. Me he emocionado muchísimo leyéndote. Se me saltaron las lágrimas. Durante nuestros 14 meses de lactancia materna, cuando he pensado en el destete, me daba miedo y pena. Pero tu post me ha hecho relajarme un poco y no preocuparme hasta que llegue el momento. Me quedo con tu consejo de que sean conscientes!! 😊

    1. Cuanta razón tienes! No dejan de sorprendernos y nosotras de aprender con ellos. Gracias por tus palabras. Besos

  8. Como para todo, para el destete también hay momentos. Yo lo comparo con la retirada del pañal, cada niño tiene un momento y tiene que estar preparado para ello, hacerlo antes no tiene sentido.

Deja un comentario