Escapada familiar cerca de Madrid con niños

Hoy quiero hablaros de un sitio que hemos descubierto en nuestra escapada de Navidad. Este año queríamos pasar fuera unos días, incluso nos planteamos irnos la Nochevieja fuera de casa y pasarla los tres por ahí, pero finalmente decidimos buscar algún alojamiento cerca de Madrid para desconectar aunque fuera tres días y si era posible, llevar a MiniL a la nieve. Y buscando encontramos el alojamiento rural que hoy comparto con vosotros que es perfecto para una escapada familiar cerca de Madrid con niños.

La Data

El centro de turismo rural la Data se encuentra en la localidad de Gallegos, en Segovia. Está a 120 km de Madrid y se puede ir tanto por la A1 como por la AP6.

Tiene una ubicación buenísima para visitar por ejemplo Pedraza, la Granja de San Ildefonso o hacer rutas de senderismo si vuestros peques son algo mayores.

Es una casa de reciente construcción y eso hace la estancia más cómoda. Los días que nosotros estuvimos hacía bastante frío en la calle y en el alojamiento se estaba en la gloria.

Cuentan con 8 habitaciones con distintos precios, de 60 a 100€ la noche y el desayuno está siempre incluido.

¿Porqué Kid Friendly?

En Instragram os decía cuando estábamos allí que lo considero un lugar Kidfriendly, ¿por qué?

Primero porque el sistema de calefacción es suelo radiante. Es una maravilla, los peques se pueden tirar al suelo a jugar sin problema! Da gusto!

Además, en el salón común tienen un armario lleno de juegos para distintas edades: a MiniL le encantó la cunita de madera para meter a su bebé, los bloques y los cuentos. Para los más mayores hay juegos de mesa, puzles, libros.

Y luego en primavera/verano (cierran en julio) tienen un amplísimo jardín en medio de la naturaleza con una cama elástica y espacio para que corran y jueguen. Nosotros esa parte no pudimos disfrutarla por la lluvia, ¡¡MiniL miraba la cama elástica con muchas ganas de probarla!!

Sinceramente, es el primer alojamiento rural en el que hemos pasado mucho rato en las zonas comunes, en el salón se estaba en la gloria con la chimenea encendida (y protegida para evitar sustos) y había otros niños de la edad de MiniL para jugar, tan tranquilos, en el suelo.

Habitaciones tranquilas

Lo que más me llamó la atención de las habitaciones es que todas tienen un “altillo” donde están las camas supletorias, de manera que los peques duermen arriba y los papis abajo. ¡¡toda una aventura!! Y así cada uno tiene su espacio.

Nosotros al principio cogimos una habitación normal, pero tuvimos la suerte de tener una enfrente que estaban arreglando después de la salida del último huésped y nos encantó y nos cambiaron muy amablemente. Teníamos una chimenea normal y otra de pellets, una cama de 1,80, perfecta para dormir los tres juntitos, y una bañera con hidromasaje que a MiniL le encantó. Además, también teníamos el altillo donde MiniL pasó varios rato jugando con su muñeca a meterla en la cama y darle de comer.

Qué vimos en los alrededores

Aunque el tiempo no acompañó mucho a nuestra estancia, pudimos pasar una mañana en Pedraza, recorriendo sus calles y disfrutando de su gastronomía. MiniL disfrutó viendo el castillo de las princesas y comió como la que más en uno de sus restaurantes.

Nuestra idea era, si hubiera habido nieve, ir a la estación de esquí nórdico de Navafría, a jugar un rato con la nieve, aunque si os gusta esquiar en 35 minutos está la estación de la Pinilla, a la que también fuimos buscando nieve.

Además en el propio pueblo había varias fincas con vacas y caballos, que se hicieron amigos de MiniL en la distancia. Vimos como les traían la comida y cómo paseaban por el pasto.

Tardes relajantes en familia

Y volviendo a La Data, allí pasamos las tardes, jugando en el salón y cenando en su restaurante, que también tiene servicio a medio día. Para los peques tienen menú infantil muy abundante (creo que comen dos niños con lo que ponen) y sillas con alzadores. Quizá les falta contar con alguna trona para niños más pequeños.

Después de cenar, invitaba a pasear por el pueblo, que es muy tranquilo, pero ya os cuento que llovió los días que estuvimos allí, que fueron sólo dos noches, pero nos permitió descansar como si hubieran sido dos semanas.

Esperamos volver a disfrutar de la nieve o de la primavera.

Por último indicaros que este post no es patrocinado, corresponde a una experiencia de la familia que queríamos contaros.

Nos vemos en las redes sociales, y para no perderte ningún post suscríbete.

Besos

Alex

9 comentarios en “Escapada familiar cerca de Madrid con niños

Deja un comentario