Bebe, Puericultura

Qué necesita un bebe (III): Compras útiles (II)

Hace días os traía una selección de artículos que compre o me regalaron en el embarazo o primeros meses de MiniL y me parecen útiles, puedes verlo aquí. Después me he dado cuenta que me he dejado varios en el tintero, así he hoy os amplío esa selección de compras útiles, siempre desde mi experiencia.

Muselinas

Lo recomendable es tener muchas! Grandes y pequeñas. Hay muchas marcas y casi todas salen más o menos igual de buenas. En nuestro caso teníamos pequeñas de zara home, que son preciosas, de primak, y de mothercare. Y grandes teníamos solo dos, de Aden&Anais. Con esta marca sí note la diferencia, lo primero porque una muselina tamaño XXL es muy útil, sobre todo si tu bebe nace en primavera/verano como MiniL, porque le puedes tapar en el carro, en el coche, usarlo cuando le estás dando el pecho o biberon de babero, para ponerle encima de una toalla en la sombra si estás en la piscina (recuerda que a los menores de 6 meses no debe darles nada el sol de manera directa).

 

Alfombra de foam de skip hop

 

Nuestra casa tiene un salón pequeño. Antes de nacer MiniL, y durante sus primeros meses de vida, teníamos una alfombra de pelo negro monísima y una mesa transparente que me encantaba. Pero claro, el pequeño bebe creció y empezó a necesitar estar en el suelo y más espacio, así que el poco espacio que había tenía que ser para ella, así que quitamos la alfombra y la mesa y empezamos a buscar el típico puzle blandito que se pone en el suelo.

 

Siempre intentamos comprar en tiendas de confianza, aunque ya sabéis que casi siempre por internet. En este caso, gracias a un grupo de Facebook me enteré que los famosos puzles que venden en casi todas las tiendas suelen ser de plásticos con una alta cantidad de tóxicos ¡¡horror!! (os dejo aquí el enlace a la noticia del año 2009 de la OCU). Demasiado fácil, pensé…así que seguí buscando qué poner para que mi bebe de 4 meses que pasaba mucho tiempo en el suelo no se diera un coscorrón de los buenos…y entonces encontré las alfombras de SkiHop, que son  libres de BPA ¡así pueden chupetear todo lo que quieran!

 

Ya sabéis que adoro esta marca, tenemos muchas cosas suyas, y más que tendría si viviera en USA donde venden de todo… En España están distribuidos por Nikidom y venden muchos de sus productos las tiendas más conocidas online de puericultura y en amazon.

Ahora la tenemos en su cuarto pero ha estado más de un año en el salón.

 

Tienen muchos modelos, ideales todos, que además si la quieres para el salón como nosotros, pues no son tan chillones como las de puzle. Tienen también otra ventaja y es que puedes hacer el dibujo como quieras o usar más o menos piezas dependiendo del espacio. En nuestro caso la encontré de oferta en alguna web de puericultura y la compré. Me habría gustado más la gris que os enseño a través de amazon.

 

 

Manta de juegos de ikea.

 

Antes de poner la alfombra de foam, y de quitar la mesa y la alfombra de los papas tuvimos una alfombra de juegos, que luego seguimos usando encima de la alfombra de foam. Nos regalaron una de imaginairum que además venía con una bolsa de viaje, pero no me terminaba de convencer porque por la parte de abajo el material resbalaba, y después de un pequeño susto en el que mi rodilla salió mal parada la guardé.

 

Aquí podéis ver la alfombra de imaginarium, es muy bonita porque tiene la historia de caperucita roja, con tonos que llaman la atención del bebe, un espejo, un pajarito.

 

Aquí MiniL en sus primeros juegos.

 

La superabuela buscó una para tener en su casa y encontró en ikea, y nos encantó. Es muy mullida y confortable y además no resbala. Sale nueva de la lavadora y tiene unos tonos suaves. Así que la abuela se quedó sin alfombra J. Podéis encontrarla aquí.

 

 

Luz de noche

 

Esto es algo que no sabía ni que existía antes de que naciera MiniL, hasta que llegaron las primeras noches en las que tienes que levantarte cada hora y media o dos horas…las primeras noches nos dejábamos la luz del pasillo encedida y decíamos, “ahora cuando se duerma nos levantamos”, y claro, nos dormíamos todos…. Como siempre recurrí a mi querido amazon (de verdad el servicio Premium lo tengo más que amortizado entre pañales y esto) y descubrí que había una gran variedad de luces “quitamiedos”. En ese momento no necesitaba una lámpara bonita, como la que probablemente necesitaré cuando MiniL duerma en su cuarto, sino que quería algo práctico y económico.

 

Hay varias opciones, casi todas las que ví en su momento son aparatos que se enchufan y se encienden y apagan automáticamente dependiendo de la luz solar. En mi caso no me interesaba eso, MiniL nació en verano y en esa época se suelen tener las persianas bajadas para evitar el calor, así que quería algo que se pudiera apagar o encender cuando nosotros quisiéramos. Y la opción elegida fue esta:

Nos ha ido fenomenal, tiene dos intensidades de luz (no se nota mucho la diferencia entre una y otra), la usamos a diario desde hace dos años y nos la llevamos a todas partes cuando viajamos o dormimos fuera de casa. Y encima tiene un precio muy bueno.

Por el contrario si queréis lámparas bonitas podéis encontrar preciosidades en tutete o moraig the store.

 

Cojín de lactancia.

 

Al poco de quedarme embarazada y empezar a ver cosas, hablar con amigas que ya habían estado embarazadas, visitar tiendas, me llamó la atención la existencia de los cojines de lactancia. Como sabéis, hay dos versiones, los grandes, que valen para el embarazo y luego para el bebe, y unos más pequeños que son sólo para ayudar a dar el pecho o biberón en una posición más cómoda y sujetar al bebe.

A medida que el embarazo avanzó empecé a dormir peor y pensé en hacerme con uno para colocármelo entre las piernas y sujetando la tripa. Como en el resto de cosas, no he tenido la suerte de que nadie me dejara nada, así que fui a ver los precios. Y aluciné lo caros que eran y me dije a mi misma que no iba a realizar semejante desembolso por una almohada con una funda mona, que dormiría con una almohada o cojín entre las piernas y otro en la tripa. Así pude dormir algunas noches pero claro, en cuanto te movías o ibas al baño se desarmaba todo el chiringuito que habías tardado 5 minutos en montar. Y me lo pensé dos veces y lo acabé comprando.

 

Pues cosas de la vida, a día de hoy lo sigo usando. Primero lo usé durante el embarazo, me lo enrollaba por las piernas y la tripa haciendo como una S y me permitía descansar. Cuando nació MiniL me lo ponía debajo para que fuera más cómodo darle el pecho, cuando MiniL empezó a estar en el suelo se lo ponía de “barrera de seguridad” para que no chocara con el radiador o el mueble, cuando empezó a sentarse se lo ponía detrás para evitar sustos al volcar para atrás (ojo es muy importante no usarlos para forzar la posición sentado de los bebés, no es recomendable forzarles a una postura para la que físicamente no están preparados). Y ahora que duerme en la cama se lo pongo en los pies, en forma de L porque tiene tendencia a irse para abajo y el cojín evita que se caiga.

Así que diría que lo tengo amortizado. El mío es del corte inglés, es este.

 

 

 

Al final la lista de imprescindibles ha dado para dos post, ¡estoy deseando saber cuáles son los vuestros!

 

 

Si no queréis perderos ninguna entrada, ni las novedades que pronto vendrán al blog, ¡suscribiros! Nos vemos en las redes sociales.

 

Besos

 

Alex.

 

Nota: Se incluyen enlaces afiliados de amazon.

Deja un comentario